Aunque no sea muy corriente prestarle atención a una mula y a un buey, sin embargo en estas fechas lo queremos hacer porque son parte integrante de nuestros nacimientos familiares y públicos y están muy cerca de lo más importante que es el pesebre del niño.

Lo hago especialmente por el escándalo que afectó a tanta gente por la no aparición de la mula y el buey en el libro de su santidad el Papa Benedicto XVI, titulado “La Infancia de Jesús”.

Yo se que el Papa conoce bien las Sagradas Escrituras y por ello no pudo plasmar en su obra ninguna mula ni buey porque no constan en las Sagradas Escrituras. Tampoco puede negarlo porque tampoco dice que no había mula y buey.

Sin embargo es sintomático que entre los “Sambenitos” que atribuimos al Papa queda, con frecuencia, lo más importante, o muy oscuro o, lo que aún es peor, en el olvido. En este caso, lo más importante es el “Nacimientos de Jesús”.

Es ahí donde encontramos el origen y la raíz de una vida nueva para todos aquellos que quieran seguirle.

Podemos echar un vistazo histórico a los dos mil años. ¡Cuánto amor se vivió en todos los niveles de nuestra sociedad, debido a este nacimiento de Jesús! ¡ Cuanto amor se vive hoy, en nuestro mundo porque nació Jesús!. Con o sin mula y buey el nacimiento es el mismo. Jesús es exactamente igual.

Todo lo que se mueve en estos días es porque nació Jesús.

Por esto estamos alegres y contentos y cantamos todos los días y queremos que todos puedan hacer algo parecido. Lo deseamos de un modo especial para aquellos que menos tienen y decirles, al mismo tiempo que no estáis solos. Os puedo decir que hay mucha más gente buena de lo que pensamos con frecuencia. Ejemplos a montones.

¡¡¡¡Felices fiestas a todos hermanos, y un fuerte abrazo en la Paz de Jesús!!!!!!

Ignacio Gallo.

Deja un comentario

*

Content Protected Using Blog Protector By: PcDrome.